AMAR UN CUERPO GORDO

Mi mamá me enseñó a comer sano desde pequeña. Verduras, frutas, proteínas magras eran parte de nuestra alimentación. Amo las ensaladas, disfruto los jugos verdes y soy obesa. Tengo 41 años de los cuales 38 he pasado por una dieta, por otra, por planes de alimentación, por sicológos, grupos de autoayuda, ejercicio e inclusive una cirugía bariatrica. La banda gastrica por la cual casi termino enterrada.

how to love your fat body

El resultados siempre ha sido el mismo. Regreso al sobrepeso, a la obesidad y cada vez en números mayores. He llegado al punto en que no creo en nada. No creo que nada me pueda dar un cuerpo con un peso aceptable ¡Es que tienes que aprender a comer bien! Sé comer bien, se balancear alimentos, en casa cocinamos saludable, mis niños comen bien y así como mi mamá me enseñó a mi yo procuro enseñar a mis hijos a comer de todo.

Mamá y Papá decidiendo juntos que comer

Mi eposo se involucra en la alimentación de la familia. El prepara la comida, yo la cena. Los sábados por la mañana nos reunimos los dos para planear el menú de la semana y en familia compramos el super. Esto nos ha permitido cocinar en casa, buscar alimentos de buena calidad y cuidar nuestra salud y fortalecer nuestro sistema inmunitario a través de lo que comemos. Con todo sigo siendo obesa, por que el tiempo que he podido ser delgada a implicado dejar de salir a reuniones sociales para no comer, ha implicado llorar de hambre, tomar pastillas, vivir purgada y ver a mi cuerpo como enemigo que lucha una batalla que siempre gana. 

amar un cuerpo gordo

¿Sé puede ser una gorda feliz?

No te voy a decir que ser gorda me hace feliz, todos los días lucho mentalmente para amarme y aceptarme tal y como soy. Todos los días decido desdepertarme temprano y salir a nadar o caminar para fortalecer mi cuerpo y mi espiritu, ya no en el afan de dejar las tallas Plus si no en el afán de estar más fuerte, activar endorfinas y tener mas energía para atender y jugar con mis niños pequeños.

Sé por experiencia que un cuerpo delgado me da mas agilidad, me permite estar más comoda en mi propia piel pero no quiero someterme a pedazos de raíz de tejocote y permanecer con diarrea día y noche, o dejar de convivir con mi familia por que se me antoja y yo no puedo comer de eso.

no matter your size

Esto es una lucha interna diaria, el miedo al que toda mi crianza fui sometida en pretexto de que a través de este bajara de peso, escuchando frases como, mira a tu abuela no puede caminar por que se echó las rodillas por gorda ¿quiere estar como tu abuela? Siempre tengo miedo de terminar como mi abuela batallando con las rodillas, pero despué pienso, mi papá siempre ha sufrido sobrepeso y sinembarago es muy disciplinado y absolutamente toda su vida ha hecho ejercicio, tiene 70 años y sus rodillas están sanas. 

El miedo de Ser Gorda

Los miedos que han sembrado en mi desde niña por mi peso son inminesos, la inseguridad, el sentirme rechazada, el sentirme fea, o que ni siquiera debería de existir por que soy diferente son creencias y miedos muy profundos y arraigados. Todos los días lucho con ellos. Tengo etapas en que me fortalezco, tengo otras en las que caigo. Procuro siempre mantenerme positiva y nunca dejar que mi sobrepeso no me permita hacer lo que deseo hacer.

Hay pensamientos que aún me dominan fuertemente como la idea de que no debo vestir ropa blanca por que me hace ver más gorda, la batalla es diaria.

salud en todas las tallas

Rompiendo cádenas Generacionales

Yo deseo que mis hijos tengan un sentimiento diferente hacia su persona, que aprendan a que su cuerpo es su amigo, es su complice, es su aliado y no un enemigo. Siempre les digo lo orgullosa que me hace sentir el que sean tan inteligentes, emprendedores, buenos niños y seres humanos felices. 

Jámas me ven pesarme o medirme, jámas me han escuchado quejarme de mi sobrepeso o hablar de dietas, solo decir que todos los alimentos son saludbales y deliciosos y que en casa nos gustan mucho los alimentos que nos nutren mas. Hablamos de que todos los seres humanos son hermosos y maravillosos por que son parte de la creación divina y que debemos tratar y a amar a todos por igual sin importar como se vean.

Quiero que mis niños crezcan amando su cuerpo, tomando desiciones sanas para su persona por que las disfrutan y sentirse merecedores de cualquier alimento.

obesidad y ejercicio

Mi lucha es diaria, muchas veces me dijeron que soy gorda por que no me amo, por que no tengo fuerza de voluntad y es lo que a través de esas palabras me enseñaron en lugar de enseñarme a poder valorizarme como ser humano y no como una talla. 

Sé que tengo una fuerza voluntad tremenda por que he pasado más de 10 días a pura agua en ayuno en el afán de un cuerpo delgado. Sé que tengo una fuerza de voluntad inmensa por que sobrevivi a 42 horas de parto y el que razgaran mi cuerpo de lado a lado para dar vida a un niño. Sé que tengo fuerza de voluntad por que pasé muchas noches en vela estudiando para poder sacar un posgrado en un idioma que no era el mio, en un páis extranjero. 

La fuerza de voluntad no tiene que ver con el peso, el amor propio no tiene que ver con el peso. Borrar información y acceder a nuevas formas de pensamiento es mi trabajo diario. Amar un cuerpo gordo y darle lo que necesita para estar sano es mi forma de amarme hoy ¿Cuál es tu relación con la comida? ¿Cuál es tu relación con tu cuerpo?

Sharing is caring!

2 comentarios en «AMAR UN CUERPO GORDO»

  1. Uff mi relación con mi cuerpo la peor igual que a ti me metieron muchas inseguridades muchos miedos que aún cargo con ellos no uso bikini no uso blusas sin manga pero ahí vamos poco a poco aprendiendo a ser mejores y a obligarme a hacer cosas para mi como peinarme maquillarme comprarme ropa cosa que odio porque no se ve bien porque no hay de mi talla por miedo a que haya subido de la talla que era además de que vivo en México en un estado pequeño Colima y en un municipio que no hay nada no hay brasieres que me ajusten a mis pechos ropa interior linda suelo recurrir a los bazares americanos no tiene nada de malo pero que bueno sería ir a la tienda y encontrar lo que se necesita

    Responder
    • Yo vivia cerca de la fontera y jamás me compre nada en México por que simplemente no encontraba de mi talla. Es una pesadilla estar en un lugar que no son inclusivo. Gracias a Dios las jóvenes con sobre peso ahora tienen más opciones, cuando yo era joven no las había, terminaba siempre en la ropa de abuelitas.
      El proceso de aceptación y sanación es largo y con baches pero que el amor a nosotras mismas nos ayude a aceptarnos en el cuerpo que carga nuestro espiritu y nos ayude a buscar la salud independientemente de la talla.
      Muchas gracia spor escribirme, bendiciones desde Chicago.

      Responder

Deja un comentario