MI VIDA PERFECTA EN FACEBOOK

Ojalá las personas supieran lo que existe tras las fotos de absoluta felicidad en Facebook. Hace un par de semanas Mi amiga Pilar Hernández del Blog En mi Cocina Hoy, puso un post diciendo “mantengamos Facebook real” y tras compartir unas hermosas fotos familiares contó como detrás de la convivencia también hubo bastante momentos caóticos al grado que sus dos hijas estaba castigadas en ese momento.

Mi vida perfecta - las recetas de Laura

Las redes sociales pueden ser una buena herramienta para conectarnos con nuestros seres amados y estar en contacto con amigos lejanos pero existen algunas personas que lo utilizan como una plataforma de presunción y muchas otras tantas que se creen la vida perfecta que los demás simulan. 

Todas las familias tienen sus buenos momentos, y por supuesto también los desacuerdos. No hay vida perfecta, imagina, seria muy aburrido, se necesitan esos pequeños berrinches de los hijos, el pleito con el marido, el choque del auto para dar un sazón al diario vivir.

Mi vida perfecta en facebook - Las recetas de Laura

Así es. La libertad viene con responsabilidad, el libre albedrío llega con estos detallitos y hoy quiero mostrarte las fotos que hubiera compartido en Facebook y quiero que me cuentes en los comentarios que hubieras pensado antes de leer este relato…

Hoy mi esposo tenía que realizar varios arreglos en casa así que quedamos en que yo me iría con el niño al museo para que el tuviera tiempo y libertad de avanzar, ya que Jorgito paso de la mamitis aguiditis a la papitis adictiva y quiere estar en brazos de su papá todo el día.

Salimos de casa y al llegar al museo no había estacionamiento disponible, el niño se había quedado dormido en el auto así que terminé estacionada afuera de un Costco por más de hora y media hasta que el niño despertó y regresamos al museo donde en esta ocasión si encontramos estacionamiento.Mi vida perfecta - las recetas de Laura

Llevaba un snack saludable para el niño que con gusto se comió pero ya pasaban de las 2:30 así que decidí que mejor comiéramos ahí, pedí una ensalada y al él le compré unos nuggets. Jorge se divirtió tremendamente caminando de un lado a otro sobre el boot de la mesa, paseo los nuggets por todos lados y tuvimos un pequeño encuentro cuando tuve que quitarle mi tenedor y cuchillo.

Lo que desato la primer crisis fue cuando decidí que era tiempo de irnos del restaurante para poder entrar al Chicago Children’s Museum ¡Ha! berrinche… no se quería ir, y mucho menos se quería subir a la carreola, lloró y pataleo, después en el suelo se entretuvo con algo y no había poder humano que lo hiciera pararse, hasta que lo cargue y me dio la primer desgreñada, me jalo del cabello, yo le tomé las manos y le dije “soy tu madre y me tienes que respetar” en casa esa frase va acompañada de un minuto adentro de su cuna encerrado tras decirle “te quedas ahí un minuto para que reflexiones sobre lo que hiciste, aprende a respetar” obviamente ahí no había donde efectuar el time out así que proseguimos.15871987_10157982657490142_1499930660782269872_n

Proseguimos con constantes chillidos, pataleos en el piso y más jalones de cabello. Ahora el niñote de 21 meses que parece de más de 2 años quería que lo llevará cargado todo el tiempo. Por fin llegamos a la primer exhibición, increíbles pistas para carritos de juguetes. Jorge decidió que lo más divertido era juntar cuantos carritos pudiera y ponerlos en fila. Por supuesto que había muchos niños buscando carritos para jugar y cada vez que otro niño le tomaba uno de sus carritos comenzaba a llorar de nuevo. Ahí estaba la mamá explicándole que teníamos que compartir, que eso no nos pertenecía y que era de todos… explicaciones vanas, comencé a tomar carritos sin que se diera cuenta y a repartirlos a los niños que se acercaban.

Cuando se canso, por la última vez que un niño le agarro sus carritos lo tomé en brazos para ir a la siguiente exhibición, y llegó la desgreñada dos, un día de estos de un jalón de aretes me va a terminar arrancando la oreja. Por supuesto que le llamo la atención y Jorge y yo hablamos con el todo el tiempo sobre la importancia del respeto y compartir pero tener un toddler en casa ha sido una experiencia algo complicada, ahora entendemos por que les llaman los Terrible Two.

Llegamos a la segunda exhibición y unas pelotas que corrían a lo largo de una pared para llegar a una caja en una parte inferior fue su lugar preferido y por supuesto comenzó de nuevo el berrinche, había niños más grandes que quería las pelotas para tirarlas de arriba y Jorgito había decidido que todas le pertenecían… ¿adivinan? así es más berrinches, a llorar cada dos minutos que iba el otro niño más grande a quitarle las pelotas, después ya no era solo un niño eran otros tres y la emoción le duraba dos minutos y después el berrinche por que le quitaban las bolas. Los niños siendo respetuosos pues era más pequeño le dejaban de dos a tres pelotas en cada ronda pero el las quería todas.

De ahí salimos a la guerra de bolas de nieve, y ahí si estuvo contento, yo un poco preocupada pues había muchos niños grandes y me daba miedo que lo pisaran o tiraran por accidente. Terminamos la visita en el área de Dinosaurios donde paso un buen rato hasta que a mamá se le ocurrió que era tiempo de cambiar el pañal de nuevo, y por que no, me tocó un nueva desgreñada…

Y bueno la salida del museo ni para que les cuento, no se quería subir a la carreola, no quería caminar, quería que yo con mi bolsa inmensa, la pañalera y la carreola lo cargara todo el trayecto hasta el estacionamiento que por cierto para colmo de males, se me había olvidado por que puerta habíamos entrado.

Fue una tarde interesante con sus momentos gratos y como siempre observar como va creciendo e interactuando es una bendición, aguantar los berrinches y tratar de que su temperamento se vaya formando en buen camino es un verdadero reto en el cual me tocan desgreñadas y bastantes vergüenzas de personas observándome con cara de mala madre ante un niño que llora a pulmón abierto a cada detalle que decide que no le conviene. 

Esa es la realidad de un día con fotos perfectas en Facebook.. así que la próxima vez que veas las fotos felices de alguien, no te vayas con la finta, bien dicen que el patio del vecino siempre luce más verde que el propio… solo son ilusiones visuales…perfecta-2

Sharing is caring!

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
9 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
9
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x