No esperaremos más #WeWontWait2016

Cuando pienso en las próximas elecciones de noviembre en Estados Unidos no solo veo el futuro de este país, veo más allá. Veo el alcance negativo que podría tener un mal líder al mando del país más poderos y probablemente más armamentista del mundo.

REGISTRATE PARA VOTA AQUI

Este lunes 19 y martes 20 de septiembre tuve la oportunidad de ser parte de la conferencia #WeWontWait2016 en Washington DC. Fui invitado por la asociación Moms Raising / Mamás con Poder.

#WeWontWait

La agenda de la conferencia fue muy interesante, y como siempre más lo fue el grupo de mujeres luchistas y emprendedoras con las que me tocó convivir. Uno de los primero paneles se llamo “De la plática de la cocina a la casilla de votación“ y me cayó en gracia ya que a Jorge y a mi siempre nos ha gustado recibir a nuestros invitados en la cocina mientras terminamos de preparar los alimentos para compartir.

Había dos mesas, una de cada lado del escenario y la luz iluminaba una de ellas, en la cual una mujer sentada daba su testimonio de vida. Todos los casos fueron impresionantes y me hicieron hacer consciencia de lo lejos que estamos de ser un país “civilizado” aún y cuando vivimos en la presunta nación más poderosa del mundo.

voto latino en estados unidos

Creo que ha cada una de las más de 1200 mujeres que estábamos ahí escuchando nos llegó más una historia que otra. A mi en lo particular me impresionó escuchar la situación que tienen que vivir las mujeres al dar a luz. En este país no existen los permisos de maternidad, te llegan a dar hasta mes y medio con goce de medio sueldo, por supuesto si estas empleada formalmente ¿pero que sucede cuando el ingreso de una de las partes de la familia se reduce a la mitad? ¿y qué pasa con las mamás solteras que son el sostén de su familia? ¿dónde quedan las mujeres que no son empleadas formalmente y que quedan completamente desamparadas pues si no trabajan no entra ningún ingreso a su hogar?

REGISTRATE PARA VOTA AQUI

Yo pase por una situación similar, mi parto fue muy difícil y terminé muy herida, mi hijo también sufrió consecuencias y desde el primer día de nacido comenzamos con las terapias. Al mes y medio del parto yo aún seguía sin terminar de sanar el desgarré que me produjo un parto natural que no debió suceder así, mi hijo venía demasiado grande, yo tenía 35 años y era mi primer parto. Todavía recuerdo con mucho dolor todo ese proceso tan traumantizante que me hicieron pasar a mi y a mi familia. Al mes y medio regresé al trabajo, había noches que si bien me iba dormía dos o tres horas, daba pecho y di pecho durante un año pues es un regalo que quería dar a mi hijo, pero la verdad fue un esfuerzo tremendo el continuar con la lactancia, el dejar a mi hijo tan pequeñito en manos de otra persona para su cuidado. Fue una etapa muy difícil física y emocionalmente y saben que… yo estaba en la gloria, podía pagar quién lo cuidará en mi casa, tenía un marido que me apoyaba y el sueldo de mi esposo para sobre llevar la situación. En el hospital donde llevaba al niño a la terapia conocí el caso de una mujer indocumentada, madre soltera que decidió tener a su hijo, se mantenía trabajando como mesera pero no contaba con un seguro médico ni soporte familiar que la apoyará tras dar a luz, ella pensaba tener un parto natural y recuperarse rápido para poder volver a trabajar a los 3 o 4 días. Su parto se complicó, tuvo una cesárea y aún así tuvo que regresar a trabajar a los días de dar a luz… si no trabajaba no comía, no podía pagar la renta.

thomas perez hispanic leader

Conozco a una inmigrante polaca que se vio en una situación similar, huyó por maltrato físico de la casa que compartía con su pareja, terminó embarazada, sola y en la calle, sin documentos para poder trabajar, pasó de albergue en albergue de casa en casa, y cuenta que al tener a su bebé cuando al segundo día le dijeron que tenía que dejar el hospital no tenía a donde ir.

Esas son las historias que se viven en el primer mundo, no solo con la comunidad indocumentada o inmigrante, también se ve en esta situación los ciudadanos de bajos ingresos, dentro de las conferencias que escuché estuvo de Secretario de Trabajo de Estados Unidos Thomas Perez, dio una gran arenga y me gustó en especial una de las frases que dijo “Tu código postal no debería de marcar tu destino” eso es lo que quisiéramos para esta nación, que nuestros barrios hispanos contarán con recursos para que nuestros hijos pudieran tener mejores oportunidades y educación que los impulsara a llegar a la universidad, que nuestros jóvenes tuvieran más anhelos, que se supieran capaces de salir adelante y como dice el padre Rosendo Urrabazo “A mi me dijeron mis padres, estudia para que puedas salir del barrio. Yo les digo a ustedes, estudien para que puedan cambiar el barrio” este es el punto donde para mi redunda todo. Así como todos los caminos llevan a Roma, para mi el único camino para que las minorías en Estados Unidos salgan del servicio y lleguen a lo político y empresarial, a los altos mandos y los CEOs es la educación.

Yo provengo de una familia de clase media y mis padres con mucho esfuerzo nos dieron escuela a mis dos hermanas y a mi. Mi papá siempre decía, yo no les voy a dejar una herencia, su herencia van a ser sus estudios para que con eso ustedes se puedan valer por ustedes mismas ante cualquier situación y gracias a Dios así ha sido.

El acceso a la educación, la calidad de la misma y los recursos que se emplean en ella desgraciadamente si están marcados por el código postal en donde se vive. Las escuelas en nuestros barrios hispanos reciben bajo presupuesto y esto se ve reflejado en la calidad de educación que reciben nuestros hijos. 

Otras de las situaciones que llamaron mi atención fue de nuevo por parte de Thomas Perez cuando dijo que una persona que trabaja no tendría por que vivir en pobreza, y desgraciadamente así es. Yo no puedo imaginar siquiera como le haríamos si viviéramos solo de un sueldo. Yo también trabajo y entre lo que pago del seguro médico para la familia y los impuestos me quedaría solo para malvivir, no podríamos ahorrar, no podríamos soñar con tener una casa propia o pensar siquiera en poder mudarnos a un barrio mejor para que Jorgito reciba una mejor educación. Conozco a muchas mujeres que tras su segundo hijo deciden dejar de trabajar pues les sale mas caro pagar la guardería que lo que podría llegar a ganar.

Esa es el precio de vivir en esta sociedad estadunidense, donde si hay muchas oportunidades, donde el que trabaja puede salir adelante pero también a base de mucho sacrificio de tiempo familiar, y un desgaste físico y emocional muy fuerte donde la rutina te puede absorber y el sistema traicionar y terminar viviendo en pobreza aún y cuando trabajas.

REGISTRATE PARA VOTA AQUI

Muchos de estos puntos vimos durante la conferencia, uno de los temas que escuché con interés y que fue muy promovido fue el aborto accesible dentro del sistema de salud, hay mujeres trabajando para que la legislación cambie y no se tenga que pagar por un aborto o que no existan trabas para realizarlo. No es algo que yo haría, creo que interrumpir una vida, sea a las dos semanas, o a los 4 meses es un asesinato. Es matar una parte de ti. Creo fielmente que todos de alguna forma estamos interconectados y lo que le suceda a una persona de una u otra forma afecta nuestro mundo, así que no puedo imaginar si quiera el atentar contra mi misma y una nueva vida, sin embargo yo nunca me he encontrado ante una situación de vida y muerte, o sin apoyo, o viviendo en la calle así que tampoco juzgo a quienes toman una desción así. Escucho y respeto, y ante todo pienso de nuevo en la educación, sí creo en la educación sexual, en hablar desde antes de la pubertad con nuestros hijos, en el acceso a los medios de planeación natal para que una mujer pueda alcanzar sus metas personales antes de tomar la decisión de ser madre. Una decisión que en mi opinión siempre debe ser planeada, deseada y esperada por el bien del núcleo familiar o la tranquilidad y felicidad de la mujer que decide tener un bebé.

latinas en usa

Después de todo esto regreso al punto inicial y a la base que me trajo a Washington ¿qué vamos a hacer para sacar a la comunidad hispana a votar? Xoxhitl Oseguerea, directora de Mamás con Poder, nos decía que existen 27 millones de latinos elegibles para votar, ¿se imaginan lo que se podría lograr si nuestra comunidad saliera a votar? 

Tenemos que incentivar a nuestros padres, hijos, hermanos, compadres amigos a que voten, esto no es en juego, algo esta en peligro las próximas elecciones, sería una traición a nuestras raíces, a nuestro esfuerzo por vivir en este país el dejar pasar por alto nuestro voto. Registrate para VOTAR YA!! invita a cuanta persona veas a hacerlo. Conviértete en un agente de cambio.

Recibe información registrándote aquí https://Moms.ly/LatinasVotan_es

Busca el corazón de tu audiencia no su cerebro @MamasConPoder #latinasvotan @XochitlOseguera #WeWontWait2016 pic.twitter.com/OpeIG6Uxlq

Sharing is caring!

4 comentarios en «No esperaremos más #WeWontWait2016»

  1. Laura, I wish I could write this in Spanish. I could try but it wouldn’t be perfect! It was so great meeting you. It was SO great envisioning a world where all of the suenos de nuestras hermanas pueden ser verdad. (I tried!).

    Responder
    • Paula!! I am so happy that we had the opportunity to meet! hope next time we have more time for chat. I will translate this post and send it to you. Greeting hermana!

      Responder

Deja un comentario