Como encontrar el equilibrio entre FAMILIA y TRABAJO

equilibrio entre trabajo y familia

Los jóvenes y no tan jóvenes vestían con orgullo togas y birretes de color negro. Sus rostros sonrientes disfrutaban el culmino de sus esfuerzos. La graduación de la Universidad Georgia Tech de 1996 fue un momento especial. Una lección de bolas.

El orador elegido para la ceremonia fue el entonces director del gran emporio Coca-Cola, Bryan Dyson. Dyson, hombre fuerte de cabello rubio subió al podium cautivando la atención de los graduandos diciendo: “Imaginen la vida como un juego en el que ustedes hacen malabarismo con cinco bolas que arrojan al aire, son: el trabajo, la familia, la salud, los amigos y el espíritu. Pronto se darán cuenta que el trabajo es una bola de goma. Si se cae rebota. Pero las otras cuatro bolas: la familia, la salud, los amigos y el espíritu son de vidrio. Si dejan caer una de esas bolas quedaran irrevocablemente dañadas. Nunca volverán a ser las mismas. Compréndanlo y busquen el equilibrio en la vida.

Con dos pies izquierdos y una coordinación motriz inexistente me doy cuenta que llevo demasiado tiempo jugando a la Ruleta Rusa con esas bolas de las que habla Dyson. El periodista Robert S. Kaplan describe una serie de interesantes preguntas en su texto ¿Qué preguntar a la persona en el espejo? dice que el correr del día a día hace que nos perdamos en prioridades. “Tener quince prioridades es lo mismo que no tener ninguna.” Este falso deambular en la carrera interminable de la vida pone en peligro aquellas bolas de cristal de las que habla Dyson.

Kaplan sugiere ser honesto consigo mismo al buscar priorizar la vida diaria “Honestamente, pregúntate a ti mismo ¿como estas y que necesitas hacer diferente?”

 Alguna vez escuche a Luz Elvira decir que fuimos creados en serio no en serie lo que a mi me hizo preguntarme ¿por que nos empeñamos por hacer y tener lo mismo que los demás? ¿Por qué insistimos en ser humanos en serie? ¿Por qué no se administrar correctamente el tiempo y dedicar más espacio a esas bolas de cristal?
Kaplan pregunta si la forma en que utilizamos el tiempo va acorde con nuestras prioridades. Cuando tenemos metas fijas y no las revaloramos corremos el riesgo de dedicar esfuerzo a metas caducas. Lo que nos orilla a convertirnos en seres que van por la vida por periodos inesperados envueltos en el día a día intentado solucionar el caos… o provocando más. El ajetreo diario nos convierte en seres reactivos no activos.
yolo
Si el mundo esta cambiando constantemente ¿estoy yo y mis deseos evolucionando junto con el? Hace no mucho alguien me pregunto si sabía quien era yo. Pronto me vi respondiendo todo lo que hago, lo que he hecho y lo que quiero hacer. No pude responder correctamente a una pregunta formulada en dos palabras ¿Quién soy? Que difícil es conocerse así mismo cuando no existen pausas. Cuando el quién soy se convierte erróneamente en lo que hago, en lo que logro, a darme cuenta que sigo trabajando en metas que desde hace tiempo ya no merecen mi prioridad, como dice Dyson “No corran tanto por la vida que lleguen a olvidar no solo donde han estado sino también a donde van.”
Para mi llega el momento de revalorizar la forma en que distribuyo mi tiempo. Cuando la vida nos da la oportunidad de vernos en un espejo jugando malabares con los elementos más importantes de nuestra existencia podemos llegar a hacer conciencia de que es lo que merece ser prioritario de acuerdo al momento en el que vivimos. Tomar conciencia de ello, aceptarlo y poner acción a lo que verdaderamente requiere nuestro espacio y dedicación. Hacer una elección de bolas.

“Cuando Dios te quita aquello que tenias agarrado El no esta castigándote, sino simplemente abriendo tus manos para recibir algo mejor.”

Sharing is caring!

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x